Lo que implica la Ley de Segunda Oportunidad

Hay momentos en la vida en que nuestra suerte no juega a nuestro favor, entre las deudas, los préstamos, los pagos de la renta y mantener a nuestra familia se nos va buena parte del dinero ahorrado, y para esos casos es que se aprobó la Ley de Segunda Oportunidad.

Nadie se endeuda por voluntad propia, es una opción que muchas personas toman por necesidad. Y es por ellos que nace la Ley de Segunda Oportunidad como mecanismo de ayuda y que puedan rehacer su vida tranquilos.

Si has acumulado varios préstamos que no podrás pagar a largo plazo, puedes acogerte a esta ley. No importa si eres autónomo, desempleado, dueño de una pequeña o mediana empresa, hay una solución para tus deudas.

Acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

A grandes rasgos, la Ley de Segunda Oportunidad está diseñada para proteger a los ciudadanos españoles que han adquirido una cifra importante de deudas (ya sea por préstamos o hipotecas) y no pueden pagarlas a corto plazo.

Las razones por las que no pueden pagar usualmente son por no tener patrimonio a su nombre, por no disponer de un hogar, por no tener un empleo estable, por tener un número significativo de personas a su cargo, etc.

Para empezar este proceso necesitas tener de tu lado a un buen grupo de abogados expertos en la Ley de Segunda Oportunidad, y para ello puedes contar con Defensa del Deudor.

El proceso generalmente inicia con una reunión con tus abogados para hablar sobre tu situación económica actual y de las deudas contraídas, de ahí en adelante se reúne la documentación pertinente que demuestra tu situación.

Este proceso no es extremadamente largo ni engorroso, como muchas personas creen. Lo que importa es reunir la documentación necesaria para que un juez apruebe tu situación de insolvencia y puedas acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad.

En esencia, si genuinamente no estás en una posición económica donde puedas hacerte cargo de ti y de tu familia y además terminar de pagar tus deudas, esta ley es literalmente la mejor opción para tu caso.

Un fallo a tu favor te permite empezar desde cero de nuevo, no tendrías que terminar de pagar ninguna de las deudas contraídas, pues legalmente no tendrías la capacidad ni la obligación de hacerlo.

¿Quieres más información? Empieza tu nueva vida y contáctanos ahora para acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad.